Descubre cómo mantener tus placas solares fotovoltaicas

Te contamos como mantener tus placas solares fotovoltaicas en las mejores condiciones con unos simples consejos de limpieza.

Las placas solares son una inversión a largo plazo y una de las mejores maneras de aprovechar la energía del sol para producir electricidad en España. Sin embargo, para mantener su rendimiento al máximo durante toda su vida útil, es importante mantenerlas limpias. En este post te enseñamos cómo mantener tus placas solares fotovoltaicas con unos sencillos consejos de limpieza.

El polvo, la suciedad y la contaminación pueden acumularse en las células solares y reducir su eficiencia. En algunos casos, esto puede reducir la productividad en un 30-50%, lo que significa que estarás desperdiciando energía y dinero.

Para asegurarte de que tus paneles solares estén en las mejores condiciones, es necesario realizar una limpieza periódica. Aunque puedes contratar un servicio de terceros para realizar esta tarea, también puede hacerlo usted mismo/a siguiendo algunos pasos básicos de limpieza.

Lo primero que debes tener en cuenta es la frecuencia de limpieza. En general, es recomendable limpiar las placas solares cada tres meses, o cuatro veces al año. Sin embargo, esto puede variar según las condiciones climáticas y geográficas de la zona donde estén instaladas las placas solares.

Para comenzar la limpieza de tus placas solares, lo primero que debes hacer es apagar el sistema por seguridad. Esto es muy importante porque trabajarás con líquidos y el agua y la electricidad no se llevan bien.

Una vez que el sistema esté apagado, procede a hacer un primer limpiado con agua. Puedes usar un cubo o una manguera para retirar el polvo y la suciedad. Es importante asegurarse de que no quede nada que pueda arañar el módulo en el siguiente paso.

Luego, aplica una pequeña cantidad de jabón neutro mezclado con agua sobre un paño suave o esponja. Evita usar detergentes fuertes ya que pueden dañar los paneles solares. Con esta mezcla, frota suavemente el panel para retirar la suciedad y la grasa.

A continuación, aclara todo el jabón del panel con agua. Si el agua que estás utilizando no pasa por un descalcificador, es recomendable que seques los módulos para que no queden manchas. Si no tienes descalcificador, un secado con una gamuza suave es la mejor opción para evitar manchas.

Es importante mencionar que no debes limpiar los paneles solares con herramientas abrasivas, como cepillos duros o lana de acero, ya que pueden rayar la superficie del panel. Tampoco es recomendable utilizar limpiadores de alta presión, ya que pueden dañar las células solares.

Siguiendo estos simples pasos, puedes mantener tus paneles solares limpios y en buenas condiciones, lo que ayudará a prolongar su vida útil y aumentar la productividad. Al mantener los paneles solares limpios, podrás maximizar la producción de energía y ahorrar dinero en tu factura de electricidad.

En conclusión, la limpieza de las placas solares es fundamental para mantener su eficiencia y prolongar su vida útil. La limpieza periódica es fácil de realizar y puede hacerla usted mismo siguiendo estos sencillos pasos. Así que, no esperes más y comienza a mantener tus paneles solares en las mejores condiciones para asegurarte de que estén generando la mayor cantidad de energía posible.

Si te ha gustado, compártelo

Otros artículos que serán de tu interés